La Fusión de municipios un fracaso

Una de las medidas previstas en la Ley 27/2013 de racionalización y sostenibilidad de la administración local es la fusión de los municipios con una población inferior a 5000 habitantes, esta medida se enmarca en el ahorro y racionalización de los gastos individuales de los municipios al poder acceder de forma preferente a planes de cooperación y de financiación por volumen de población. Desde la puesta en marcha de la llamada Ley de Reforma Local se preveía un ahorro entre los años 2014 y 2020 aproximado de 9000 millones de euros.

A día de hoy el proceso avanza muy lentamente, la realidad nos marca que lejos de fomentar la fusión de municipios menores de 5000 habitantes, España sigue siendo el único país del mundo donde crecen los municipios. Año tras año en nuestro país incrementa la segregación de municipios convirtiéndose en núcleos más pequeños, frente a la única fusión de municipios efectiva que tenemos en estos momentos la de los municipios Coruñeses Oza dos Ríos y Cesuras. Esta situación lejos de moderarse apunta a su incremento, puesto que solamente en Andalucía, 12 municipios han solicitado su segregación.

Está claro que algo está fallando para solucionar la gran fragmentación local que existe en nuestro país, una explicación para que no despegue estas fusiones es la falta de capacidad que tiene el gobierno a la hora de obligar a los municipios para fusionarse además del rechazo basado en motivos de identidad territorial. Lejos de descartar estas dos realidades, es preciso destacar la poca convicción del propio Gobierno para poner en marcha esta Ley, sumando por parte del ejecutivo la falta de pedagogía explicando los puntos positivos y necesaria de esta medida para garantizar la viabilidad de los más de 6500 municipios con una población inferior a 5000 habitantes en nuestro país .

Uno de los principales errores es vincular exclusivamente la fusión de municipios a su tamaño, es necesario introducir otros parámetros a la hora de encarar este sinsentido, la proximidad territorial tiene que ser un elemento decisivo a la hora de plantear una gestión conjunta de dos municipios, un claro ejemplo lo tenemos en el norte de la Comunidad de Madrid con los municipios de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes. En este caso son dos municipios mayores de 75000 habitantes unidos por una calle en muchos puntos, compartiendo no de forma administrativa pero si tradicionalmente muchos servicios.
Dejando a un lado sentimientos de pertenencia a un municipio que están absolutamente garantizados, es importante empezar a trabajar conjuntamente en materia de mantenimiento, cultura, suministros, deporte o seguridad en los municipios con una proximidad geográfica evidente, aplicando la denominada economía de escala y la eficiencia en los servicios públicos en ambas poblaciones.

En la actualidad el principal objetivo por parte del ejecutivo es reducir municipios con poca densidad de población, es un objetivo erróneo puesto que los vecinos lo que le piden a sus administradores es optimizar la gestión de los recursos públicos y buena forma para empezar a trabajar en esta línea, es suprimir las Diputaciones Provinciales, órganos absolutamente prescindibles por su falta de eficacia y altísimos costos de mantenimiento.

@ 2017. Todos los derechos reservados

.