No es de fiar

Dice el sabio refranero, “a quien te engañó una vez, jamás le has de creer” y lamentablemente esto le sucede al Partido Popular en Alcobendas después de 11 años de gobierno, promesas, promesas y más promesas, pero ninguna realidad.

¿Recuerdan ustedes alguna inversión de calado en nuestra ciudad en el último lustro?, por mucha memoria que quieran hacer les resultará complicado por una razón muy sencilla, no la hay. La desidia del Partido Popular con el señor García de Vinuesa a la cabeza es notable, pero no solamente en materia de limpieza debido a la suciedad crónica que sufrimos todos los vecinos, también en inversiones y progreso de nuestro municipio.

La política de poca confianza que genera el gobierno de la ciudad, se refleja en primer lugar en el retraso considerable de los Presupuestos Generales para el 2018, pese al compromiso en el Pleno del Ayuntamiento del alcalde para tener los presupuestos aprobados antes de finalizar el año 2017, nuevamente y por tercer año consecutivo llegan con retraso aprobándose en febrero.

Esta situación, la tenemos que sumar a la política humo que nos tiene acostumbrados en señor García de Vinuesa con anuncios de cartón como un lago artificial con olas para hacer surf en un lugar emblemático de la ciudad, la llegada del mayor centro comercial de Europa a la localidad, o la construcción de un mercado gastronómico y de ocio referente en la zona norte de Madrid, pasando por los ya conocidos anuncios de miles de viviendas públicas y las miles de empresas que iban a ocupar el polígono Valdelacasa, ¿han visto ustedes algo?, no.

Siguiendo con el refranero español, al Partido Popular en Alcobendas le podríamos atribuir el refrán “Dime de qué presumes y te diré de qué careces”, cuando sus concejales alardean de ser magníficos gestores. La realidad nos marca todo lo contrario puesto que no son capaces de cumplir sus propios presupuestos, la gran mayoría de las partidas de dinero destinadas para la mejora de la ciudad (renovar los parques, remodelación de las calles, medidas medioambientales, construcción de vivienda, etc.), no se han gastado en el 2017, por lo contrario, las partidas destinadas a propaganda y actos protocolarios del alcalde se han ejecutados todas, saquen sus propias conclusiones.

El señor García de Vinuesa está agotado sin ideas para Alcobendas, sus únicas dos ocupaciones son aprobar el macro proyecto urbanístico “Los carriles” y revalidar su sillón en el 2019, todo ello manteniendo de forma prioritaria un coche oficial de alta gama como vestigio de un modelo político de privilegios, decadente y que no pedimos en estos momentos los vecinos de Alcobendas, no nos engañe más.

@ 2017. Todos los derechos reservados

.